martes, 1 de marzo de 2016

Una casa

Mi corazón se quedó en una casa, esa casa está en España.
Tenía nuestra casa un jardín dónde tú plantaste un limonero y los amigos nos visitaban. Reinaba la buganvilla y los grillos con las estrellas se mezclaban. Tú, que conoces los misterios del agua, también de noche te bañabas.
Algunos días ese jardín se asoma a mi ventana, pero no veo la buganvilla ni el limonero ni el cielo ni la mañana.
No sé cómo abrir las ventanas que se me quedaron encajadas.
No sé cómo abrir la puerta de la casa que se quedó en España.

martes, 3 de noviembre de 2015

En las redes

Yo no sabía que pesaría tanto en el recuerdo
su aleteo largo y pausado.
Yo no conocía la dulzura de su remo,
yo no comprendía la majestad en el cielo de la palabra,
esos vuelos inesperados de reina sobre las aguas,
hasta que me faltaron sus alas
y la nostalgia me la trajo sin cielo,
sin campanario,
envuelta en las redes de la distancia.

martes, 29 de julio de 2014

Dos mil cuatrocientos kilómetros

No te dejé ninguna señal.
No fui dejando un rastro de velas encendidas para que tú me siguieras.
No te avisé ni fui a despedirme donde crece el musgo sobre tu nombre, pero  me has encontrado a dos mil cuatrocientos kilómetros de distancia.
Debe de ser el camino de las almas.

martes, 18 de febrero de 2014

En la niebla

Desde mi ventana veo un árbol envuelto en la niebla. Su silueta curvada y sus ramas también torcidas resaltan, aunque difuminadas, de entre la blancura opaca del aire. A veces ese marco se espesa tanto que el árbol parece un sueño en el paisaje, algo meramente ilusionado. Pero él está ahí, sereno, firme, albergando nidos, imaginando hojas...pese a que hoy el telón de la niebla lo cubra por completo.

lunes, 27 de enero de 2014

La ofrenda

Se han quedado los árboles
sin sus hojas
como un libro quedaría
sin sus palabras,
incomprensibles
resistiendo en el desamparo de sus ramas
torcidas, desnudas, incompletas
y prometiendo en voz alta
la ofrenda de otras aguas
verdes, verdes y frondosas
azules como el alma.

martes, 5 de noviembre de 2013

Divenire

Escucho esta música y todo se desordena en mí, como si cada taza y cada cucharilla abandonaran su estantería y su cajón, como si las cortinas se alzaran con las ventanas cerradas, como si me ataran los pies pero yo continuara bailando, como si comprendiera cada gota de lluvia y cada hoja mojada, como si me abrieran un camino hacia dentro, como si pudiera al fin comenzar a entender algo con otros ojos.

http://www.youtube.com/watch?v=X1DRDcGlSsE&list=RD02Htr2EVvkr1Q

jueves, 17 de octubre de 2013

Formas

Si la poesía tiene una forma, tiene forma de pájaro
versos como anclas en el corazón remando.
Si el mar tiene una forma, tiene forma de secreto
frente a tu cuerpo animal incomprensible, hermético.
Si el amor tiene una forma, tiene forma de palabra
mi nombre en tus labios.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Recuerdos de Agosto

Son las ocho de la mañana. Me despierto la primera y desayuno despacio. Mientras lo hago miro los árboles y como la luz comienza a construir el mundo de nuevo. El ventanal del salón ofrece una vista ajardinada  salpicada por el óleo magenta de la buganvilla. Huele a café. Me gustaría escribir, no lavar la ropa ni barrer, no fregar el suelo ni hacer la comida, sólo mirar a los árboles y mirar dentro de mí, sólo mar y conchas, sólo pan y cuadernos.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

En la noche

En verano cada noche trae su rumor de río de vidas, sonoras, lentas. Revive el grillo como si hirviera en la fonética de su sangre, chirría en las aguas de la noche, quietas, perplejas. Descansa el árbol, late la estrella.
Y en la oscuridad queda escrito de la llama su destino porque luce en el delgado hilo de la vela como en nuestro aliento lo hace la vida.

martes, 16 de julio de 2013

El verso pesa en la mano

El verso pesa en la mano
como pesa un planeta
quema más allá de la piel
sin llama, con otra fuerza
duele en el corazón que va llenándose de piedras
guarda para el alma sus tijeras
el verso aún sin cuerpo
preso, enloquecido sin sus letras.

jueves, 13 de junio de 2013

Presentimiento

Aprendí el abecedario de tus manos mientras mis dedos te leían. En estrofas de un libro, que nunca habíamos abierto, se convirtieron sobre la piel cada una de aquellas caricias y los besos en lenguas como pájaros y la noche en una vela.
Se convirtieron las miradas en espejos, mis piernas en olas, en un pez tu cuerpo.
Y algo que no se parece a un anillo nos unió para toda la vida.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Deseo a media tarde

Mientras razona el rosal y el mínimo común múltiplo queda recogido en un cuaderno.
Mientras se ensimisma la buganvilla en su magenta y ronronea la gata y los logaritmos se dejan hallar por la concentración y el esfuerzo.
Mientras no se escucha otra cosa en la casa que el roce de las páginas, la goma de borrar, algún pajarillo a lo lejos...yo voy tronchando las judías para la cena, una a una, como si partiera el silencio.
 Y entonces, como la Dickinson, le abro las puertas de todo lo que soy a un deseo, mientras los lápices murmuran y ya comienza a hervir el agua en el fuego... que me dejen para siempre en este, mi reino.

jueves, 16 de mayo de 2013

Intento

En cada despedida intento retener
 la geometría que de tu cuerpo describe un abrazo.
Intento memorizar la anchura de tus hombros,
la fuerza cifrada con la que me aprietas
como si quisieras absorberme sin hacerme daño.
Intento grabar como es vivir mientras te siento
dentro y más allá de los brazos.
Luego pongo entre las palabras tu recuerdo
como pone la lluvia cada una de sus gotas
porque llevo en mis manos la memoria de tu cuerpo
que hace entre mis líneas lo que ella sobre todas las cosas.

martes, 7 de mayo de 2013

Luz de luces, color de colores

Luz de luces, color de colores:
Tú que sincronizas el reloj de las hojas y abrigas al almendro con flores,
Tú que reinas en cada rosa y has hecho tan libre a la amapola,
Tú que conoces el misterio de la semilla y haces que despierte la higuera,
Tú que cuidas de cada pájaro, de cada nido, de cada árbol...
Dame la mano cuando se tuerzan mis renglones y no dejes que olvide mi vida estando viva.

martes, 30 de abril de 2013

Acaso

Dejarse llevar por el entendimiento de los cuerpos es como nadar en la alta mar de lo natural. Algo poderoso nos sostiene y nos balancea, algo poderoso nos eleva.
Acaso sean las almas que también se comprenden, acaso la sorpresa de que el deseo pueda aprender a hacerse viejo, acaso sea un amor hecho de agua para dos corazones sedientos.
 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License