martes, 25 de mayo de 2010

Banda sonora

Cada mañana, cuando dejo a mi hijo pequeño en el colegio y regreso a casa,voy escuchando música por el camino. Radio clásica suele sorprenderme y es ella la que le pone banda sonora a los transeúntes(animales rutinarios)con los que coincido a diario y que me cruzo por el camino, a las calles repetidas, a la lluvia o al sol nuevo del día.
Esa música es también la banda sonora de mi paisaje interior, con gran alegría descubro, en numerosas ocasiones, que las melodías y mi estado de ánimo coinciden.Entonces prefiero que los semáforos se me vayan poniendo en rojo. No tengo prisa. Es el momento más limpio del día. La perspectiva de las horas a sólas, el trabajo gustoso en la casa vacía y, hasta que llego allí,el ritmo que me cuenta cosas de mí que ni yo misma conocía.

7 comentarios:

Tournesol dijo...

Es así, por la mañana cuando la casa se queda vacía y sólo secucha el canto de los pájaros o el ruido de alguna obra cercana; es como tu dices, no hay prisa, parece que tienes todo el día por delanta para hacer mil cosas. Yo disfruto de estos desayunos con tanta tranquilidad, lo curioso es que según va pasando la mañana, te das cuenta de que no has hecho ni la mitad de las cosas que tenías proyectadas y es entonces cuando empiezan las carreras y los nervios y luego suena el tibre de la puerta y entra el niño diciendo; ¿qué hay para comer?.

Es un placer entrar en tu blog.

Besos.

Blimunda dijo...

Tournesol: pero aunque no nos de tiempo a hacer todo lo qué queríamos hacer, el preludio es maravilloso.
Me alegro de compartir contigo esa emoción de cada mañana y el placer es mio de verte por aquí. Un beso.

CLOCHARD dijo...

Esa voz interior que marca los pasos de la poesia. El monólogo interno que calibra una novela, un cuento, un relato. Las pupilas que miran detrás de lo que ven. La nube del sosiego de la imaginación. Preguntarse el porqué de las cosas, en paz. Esa paz arropada con una melodía la comparto contigo.

Blimunda dijo...

Clochard: me alegra compartir esa actitud ante la realidad. Me alegra mucho. Un abrazo.

Alejandro dijo...

Hace poco me sorprendí conduciendo por una gran avenida de Sevilla con la ventanilla abierta, SOLO, escuchando el CD de música infatil que les pongo a mis hijos cuando se suben al coche conmigo.
Como en tu caso, son ellos los que ponen música a mi vida.

Bienvenida a la blogosfera, Blimunda. Desde el primer comentario que dejaste en mi blog capté que tu entusiasmo te llevaría a esto.

Suerte y fortaleza... que la vas a necesitar cuando te plantees si te merece la pena perder tantas horas de sueño para mantener abierto este cuaderno.

Blimunda dijo...

Te agradezco de corazón tus palabras de ánimo en el terreno blogosférico, por eso mismo tenía tantas dudas antes de iniciar este proyecto. De todas formas creo adivinar que las satisfacciones son muchas y encontrarte aquí hoy, ha sido eso para mí, una alegría.
Bienvenido a estas aguas y un abrazo.

Blimunda dijo...

Alejandro olvidé decir que el comentario anterior era para ti( como se nota que soy novata)

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License