lunes, 7 de junio de 2010

Mi hermana Katherine Mansfield

Unos días antes de morir, con treinta y cuatro años, Katherine Mansfield escribió en su diario:
<< Quiero la tierra y sus maravillas: el mar, el sol. Quiero penetrar en él, ser parte de él, vivir en él, aprender de él, perder todo lo que es superficial y adquirido en mí, volverme un ser humano consciente y sincero. Al comprenderme a mí misma quiero comprender a los demás. Quiero realizar todo lo que soy capaz de hacer...trabajar con mis manos, con mi corazón, con mi cerebro. Quiero tener un jardín, una casita, hierba, animales, libros, cuadros, música. Y sacar de todo esto lo qué quiero escribir; expresar todas estas cosas... Quiero vivir la vida cálida, anhelante, viva, tener raíces en la vida, aprender, desear, saber, sentir, pensar, actuar, eso es lo que quiero, a dónde debo tratar de llegar>>
Y siempre que leo sus palabras tengo la ilusión de que he sido yo la que lo ha escrito, de tantos ecos como resuenan en sus frases, de tanta alma espejada en su misma alma que abrazo y retengo como se abraza a una hermana, inesperada, que nos sorprende con su magia.

6 comentarios:

Clochard dijo...

Kathleen Beauchamp fue una de esas mariposas que supieron sacar la elegancia del movimiento de sus alas desde los mismísimos adentros de su alma; dede su inconformidad y vitalismo, desde sus ganas por probar el más allá tan cercano con el que pocos se atreven.

Cruzar los mares. Nacer en un lugar y morir en sus antípodas es el reflejo de su trayectoria. Recorrer entero el diccionario de las experiencias del amor y detenerse a admirar cualquier detalle: la poesia del cuento.

Agarrar el día, disfrutar del aire limpio, llenar los pulmones con el oxigeno del presente que se nos pega a la piel, susurrarle a las estaciones la transparencia de sus colores, mecerse en los columpios de la sensación.

Besos, Prosas y Versos.

Blimunda dijo...

Clochard: Eres uno de mis comentaristas de lujo. A la vista está.
Celebro que la Mansfield sea también tu hermana y que la conozcas así de bien.
Cuida tu corazón.

Tournesol dijo...

Sabes que una vez, leyendo este texto por petición tuya, reconocí en el la sensibilidad de Blimunda, por eso me pareció que Katherine podía ser tu alma gemela. Tan solo puntualizaré una cosa al respecto; la palabra "Amor" no apatrece en el texto y yo sé que Blimunda, si la habría utilizado.

Saludos y Flores.

Blimunda dijo...

Tournesol: De todas formas yo sigo viendo en Katherine un amor rebosado por la vida, aunque no sea el amor específico al que tú te refieres.
(Blimunda se ha puesto contenta con lo qué dices, es como una chiquilla)
Me gustan tus saludos, vayan de vuelta un ramo de lobelias y un beso.

Siete Soles dijo...

Sentir es vivir. Lo expresa y transmite con tanto acierto y senciñez este testo. La pasión que sientes por la literatura se refleja en este medio, que en principio para ti era hostil y oscuro.
No sabes cómo me alegro de que nades y buces de esta forma, que creo te hace sentir tan libre como te mereces.

Blimunda dijo...

Siete Soles: Nado en estas aguas ,en gran medida, gracias a ti. Y eso no se me olvida.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License