lunes, 12 de julio de 2010

Dani Jarque siempre con nosotros.

De todos los jugadores, que salieron ayer al campo de Johannesburgo, hubo uno (quizás más) que se consagró en silencio a un único deseo: ser él el que marcara, al menos, un gol que hiciera posible la consecución de su ofrenda.
Y quisieron los Dioses, pese a la infernal estrategia holandesa, que el que había escrito el nombre del amigo desaparecido en su camiseta interior pudiera mostrarlo segundos antes de que el resto de sus compañeros lo sepultaran bajo los abrazos.
Todos excepto Iker Casillas, que lloraba lejos de aquella masa de celebración cuyo epicentro era Iniesta. Y sus lágrimas que no encontraban pañuelo, ni regazo, ni otro cuerpo, se limitaron a ir empapando sus guantes, los mismos que habían abortado decenas de tantos en ese momento supieron acoger el llanto de un verdadero triunfador.
Cuanta humanidad en ese llanto... en esa camiseta ( imagino a los padres de Dani Jarque )...en aquel campo...El balón llegó a convertirse en nuestro corazón por el cesped rodando y cuando entró en las redes fue la maravilla de un mundo unido por el mismo canto.
Ayer descubrí que me gusta el fútbol y mucho. Así, sí.

4 comentarios:

Juanma dijo...

Es que así, sí. Un sí rotundo.

El detalle de Iniesta, excepcional.

Besos.

Blimunda dijo...

Juanma, fíjate que yo no entiendo de fútbol y cuando ví a Iniesta pletórico quítándose la camiseta ,como tantas veces habrá soñado, y en el otro extremo a ese pedazo de portero llorando como un hombre...pensé que ahí se cocía algo maravilloso.
Besos y versos!!!!!

Tournesol dijo...

Ya sabía yo que tu sensibilidad no pasaría de puntillas por este emocionante acontecimiento.

Como sabes, yo tampoco soy futbolera, pero a medida que iba trascurriendo el partido veía cada vez más claro que esos chicos se merecian ganar.

¡FELICIDADES CAMPEONES!

Creo que no harías mal papel como comentarista deportiva y ahora que te gusta el futbol mucho más.

Besos y felicidades para los futboleros de tu casa.

Blimunda dijo...

Tournesol, ya sabes que te comenté que hoy no publicaría, pero en vistas del juego a lo Neandertal por parte de los holandeses y de esa prórroga agonizante, de la salida de Iniesta(que yo no sabía ni que existía) y el guapísimo Iker a lágrima viva...no me he resistido.
Mis futboleros se tiraron a la piscina nada más acabar el partido, los tres.
Besos guapa.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License