sábado, 3 de julio de 2010

De un corazón humano sin su sueño

A primera vista lo más impresionante , en aquella sala del museo, era el corazón de la ballena azul que rondaba la tonelada de peso. Lucía inmenso y monumental contrastando con el resto de los corazones mucho más pequeños, que parecían disminuidos satélites gravitando a su alrededor, cada uno en su vidriera. Los había de reptiles, de aves y de otros mamíferos como el corazón humano.
Una niña pegó su nariz contra el cristal que contenía el inmenso órgano del cetáceo. ¿Es de verdad o es de plástico? Le preguntó a su acompañante. Horrorizada yo contesté al mismo tiempo que aquella señora "Es de verdad" y desvié la mirada hacia el corazón humano. Me fijé en las arterias seccionadas, algunas del diámetro de un dedo, en los flecos de tejido finísimo adheridos a las aurículas y flotando en el formol como restos espantados de un pasado. Era un corazón como el mio, como el de mi marido, como el de mis hijos. Era un corazón que habría latido más deprisa al sentir el temblor de la adrenalina de un beso, de las primeras caricias, la taquicardia al ver de improviso a la persona de la que se está enamorado, el desorden de su ritmo a manos del desenfreno, la cuna del descanso, el reposo y el agotamiento. Un corazón de alguien que tuvo un cuerpo y una vida, que amó y lloró, quizás gestó criaturas y moldeó sueños, ese corazón flotando en la solución acuosa de una vitrina que lo mantiene a salvo de nuestra incredulidad, la que no se detiene a pensar que llevamos uno igual dentro de nuestro pecho.

14 comentarios:

Juanma dijo...

No se detiene a pensar que llevamos uno igual dentro y...podríamos decir: a pesar de que llevamos uno igual dentro.

Y que veo en tu magnífico texto, querida Blimunda, un retrato absoluto de la soledad.

Besos.

Blimunda dijo...

Juanma si tú ves en mis palabras un retrato de la soledad me siento como si no lo hubiera escrito yo, fíjate.
Pero me gusta que veas eso, mucho.
Un beso.

Nadia dijo...

Todos los corazones que hoy conocemos dejarán de latir algún día; lo importante es que los corazones venideros recuerden a los que nos fuimos.
Un beso.

Blimunda dijo...

Nadia, y también que hasta que llegue ese momento no dejemos de latir y latir ni un sólo segundo de nuestra vida.
Besos

Nadia dijo...

Que así sea.
Blimunda me llegaron rumores de que querias dejar de escribir,es una decisión muy personal pero algunos necesitamos de tus textos cada día.
Un beso.

Blimunda dijo...

Nadia, tu rumor no me comprendió o yo no me expresé bien. Quería decir que ahora en el verano, con los niños en casa, no podré publicar aquí con demasiada frecuencia. También tengo mis limitaciones en materia literaria, bastantes además.

Oye, eso que dices me ha llegado al alma. Gracias flor.
Un beso.

Blimunda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro dijo...

Un museo de corazones... magnífico homenaje a la humanidad.

Magnífico texto, escrito en el agua con tu corazón.

Blimunda dijo...

Nadia, no voy a dejar de escribir y eso que me dices es tremendo. Muchas gracias.
Un beso.

Blimunda dijo...

Nadia: no pienso dejar de escribir(eso es imposible). Espaciaré las entradas porque ahora con los niños no puedo escribir tanto.
Lo qué dices es tremendo, muchas gracias y un beso.

Blimunda dijo...

Alejandro, si tú me dices que mi texto está escrito con corazón debe de ser que algo hay.
De todas formas aquella sala de museo era estremecedora, al menos así me resultó a mí.

Besos y mucha playa!!!

Tournesol dijo...

Nadia, si Blimunda dejara de escribir, parte de su corazón quedaría inerte y estéril(como el de la bitrina). Por eso estoy segura de que eso no va a ocurrir nunca, otra cosa es que publique menos amenudo. Para mí el día que no comenta nada, una parte de mi corazón queda desolada e inútil pues no tengo la oportunidad de sentir su latido.
Beos y flores para las dos.

Blimunda dijo...

Tournesol ¿Eso sientes cuando no publico? Cuando leo esas cosas me parece que no habláis de mí.
Que bien me tratáis...
Un beso para ese corazón.

Nadia dijo...

Me refería a publicar.
Estoy segura que aun siendo espaciadas serán igual de preciosas que el resto.
Un besazo Blimunda.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License