lunes, 26 de julio de 2010

Soy de aire

Todo es calma cuando paseo por las mañanas. El silencio está habitado por una revolución de hojas movidas por el aire. La mimosa no duda en bailar hacia dónde el viento se la quiera llevar como si este fuera la melodía con la que ella siempre ha soñado. Los tilos, los madroños, los olivos, las jaras... El joven sauce parece que se ilusiona con el grácil vuelo de sus hojas lanceoladas. Los pinos, el cytisus, las higueras...Escucho: es un mar verde que se mece entre los árboles. Es un mar verde de aire.
En este mar de mis mañanas no hay olas, hay miles de hojas acariciadas por el afán visionario de la corriente. A veces, el rumor de mis pasos sobre la grava distorsiona ese soplo, así que me detengo y cierro los ojos para dejarme llevar por el aire como se deja la hoja liviana y leve, insignificante.

8 comentarios:

Juanma dijo...

Dejarse llevar...qué opción tan inteligente, tan necesaria. ¿Tan peligrosa? Puede ser, pero yo ya le estoy enseñando a mi gordito que el miedo no existe.

Un beso.

Blimunda dijo...

Juanma: cuando me dejo llevar de esa manera, es decir por el aire,es como si sintiera que abro mis ventanas para ventilarme, entra dentro de mí y me siento luego más limpia...imagino que son cosas mías.

Buena enseñanza esa para tu gordito aunque yo creo que, a veces, tener miedo es muy sano.

Besos y versos.

Juanma dijo...

Y tanto que sí: el miedo es un motor del que se olvidó Aristóteles. Le pasó lo mismo con el Amor.

He escrito en general, luego hay que saber administrar dosis de miedo. A veces le tiene miedo a un pirata...y se porta mejor.

Besos.

Tournesol dijo...

¡Qué forma de escribir!, te puedo imaginar perfectamete con los ojos cerrados y los brazos abiertos apunto de comenzar una danza etérea de purificación.

Una vez más, me has encantado.

Besos

Blimunda dijo...

Juanma: que raro que a Aristóteles se le olvidaran esos "motores"(esta imagen me gusta mucho), con lo que él era...
De cualquier forma prefiero el "motor" del amor al del miedo, y creo que tú también, es evidente y sino que le pregunten a tu gordito que dice su papá sobre la existencia del miedo.
Besos y mar.

Blimunda dijo...

Tournesol: yo creo que tú sabes a lo qué me refiero perfectamente, te veo disfrutando del aire de la misma manera y ese "a punto de abrir los brazos" del que hablas lo tenía escrito, fíjate, pero lo taché. Siendo tú no me extraña que lo hayas leído aunque yo no lo llegara a escribir.
Hoy besos con viento, suave.

Alejandro dijo...

Precioso mar, y con sonidos tan sugerentes como su hermano azul.

Blimunda dijo...

Alejandro, del texto esa es la imagen que más me gusta, la del mar verde de aire. Ya veo que coincidimos.
Salud!!!

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License