viernes, 6 de agosto de 2010

Con tu soledad encina

Con tu soledad encina
voy a hacerme
una piel nueva
para continuar creciendo
si un día
amanezco muerta.

Un alma
he de invocar
que tenga tu paciencia
curtida con tanta hambre
siendo tanta la sed
y, aún así,
verla cubierta de flores nuevas.

Levantaré una casa de silencio
de paz y de espera
para guarecerme del ruido
como si lloviera
y lloviera.

Te miro encina
y mi corazón quisiera
aprender un día
a cumplir su destino
bajo la tierra.

12 comentarios:

verdial dijo...

Que hermoso poema el que le decicas, entiendo, a la encina. Sensibilidad a raudales.

Un saludo

Blimunda dijo...

Verdial: fue una encina en mitad del campo la que me suscitó estas emociones.
Esa soledad, esa sabiduría me llegaron de lleno.

Bienvenida a este rincon de agua.

Un abrazo.

Marisa Peña dijo...

Blimunda...qué alegría encontrarte y poder compartir.Que tus palabras y las mías se sigan enredando.Un fuerte abrazo

Blimunda dijo...

Marisa: siento la misma alegría que tú me comentas.
Sigamos enredadas sí.

Me siento afortunada de tenerte aquí. Bienvenida!!!!

Y un beso.

Siete Soles dijo...

Siempre me ha fascinado tu forma de escribir. Me enmore de ti por lo que dices y escribes.

Juanma dijo...

Es como una fotografía el poema. Dice tanto como la encina dice en mitad del campo. Y no estaba desenfocado el objetivo, no, no, no...

Besos.

Blimunda dijo...

Siete Soles :todavía recuerdo cómo me miraste cuando te regalé el primer poema hallá por 1989.

Un beso(especifico)

Blimunda dijo...

Juanma: cuando miro un paisaje enfoco hacía dentro y si tú ves reflejada en el poema a la encina quedan confirmadas mis sospechas: ella y yo somos muy parecidas.

El new look de tu blog ha sido todo un acierto.

Un abrazo y besos.

Tournesol dijo...

Ya sabes que me encanta esa capacidad que tienes para indagar, profundizar y aprender de todo lo que te rodea. Esa capacidad y tu sensibilidad te permiten escribir cosas como esta.

Muchos besos y hasta pronto.

Blimunda dijo...

Tournesol: siempre eres muy generosa conmigo.
Gracias por tu comentario.

Un beso princesa.

Fernando Moral dijo...

Ah la encina sabia -y savia- y madre. Sola lleva el peso de la dehesa. Es precioso.

Un abrazo.

Blimunda dijo...

Fernando: no había pensado eso que dices de que ella sóla lleva el peso de la dehesa, es verdad, quizás ese sea otros de los detalles que me atrapan cuando la miro y que yo no había sabido especificar.

Bienvenido a este lugar de letras y agua.

Un abrazo,Fernando.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License