martes, 17 de agosto de 2010

La mesa de la cocina

La mesa de la cocina es la madre de la casa. No se queja, nos acoge, no se esconde, nos espera y nos ofrece su piel toda de madera.
Como un planeta gustoso de ser poblado es su superficie lisa, ancha para el mantel recién planchado, para la taza que se le pone al amigo, el pastel, la copa de vino.
Las ceras plastidecor recorren sus caminos, los alfileres del costurero, el libro abierto, los retales y los patrones, los cuerpecitos multiformes que deja la goma de borrar después de corregir los cuadernos.
Y cuando está limpia la corona de una planta en su centro o un hermoso frutero, melocotones, granadas, manzanas...o unos limones olorosos que le recuerdan que ella también soñó con un cielo y agarrándose a la tierra fue elaborando su materia.
La mesa de la cocina es lo qué queda de aquel árbol florecido en primavera y generosa se extiende para que ahora crezcamos sobre su piel de madera.

8 comentarios:

Siete Soles dijo...

Hola Blimunda.

No es la mesa la que crea esa atmosfera de la que hablas, eres tú con los detalles de ti misma reflejándose en tu casa.

Besos y más besos.

Blimunda dijo...

Siete Soles, es que no se me olvida que tú mismo montaste con tus propias manos y sin ayuda esta pedazo de mesa para darme una sorpresa.

Juanma dijo...

Te leí ayer, sin tiempo para pararme a decirte que me encantó esta entrada. Mucho de ternura tiene.

Pero resulta que, al final, mejor así. Mejora mucho la entrada con los dos comentarios que la siguieron.

Besos.

Blimunda dijo...

Juanma, no sé si me pasa sólo a mí o nos pasa a todos pero las cosas que me rodean están llenas de vida para mí, de recuerdos, de historia, de deseos...
Gracias por leerme Juanma y un abrazo.

Marisa Peña dijo...

Yo también crreo en la vida de las cosas que me rodean, en su historia, en su memoria...Precioso.

Blimunda dijo...

Marisa me alegra compartir la vida de las cosas contigo. Me alegra mucho.

Mª Ángeles dijo...

Qué bien describes estos ratos cotidianos. Qué bonito y sencillo y a la vez hermoso resulta recrearte en la mesa, en ese mueble que está presente siempre, a lo largo de nuestra vida, cambiando el escenario continuamente. Lo haces bello, lo haces hermoso.
Una pregunta: bimunda o Marisa. No sé, estoy confundida...
¿o se me ha ido la olla..?

Blimunda dijo...

Mari Ángeles, creo que ya te he dado la bienvenida antes, creo que fue a ti pero quizás estoy confundida, de cualquier forma me agrada tenerte por aquí.

Las cosas que me rodean, como ya he dicho, son muy importantes para mí y la mesa de la cocina es un pilar en la vida de una casa, al menos así me lo parece a mí y creo que con tu afición a la cocina también te lo parecerá a ti.

Me llamo Marisa pero comencé a hacer comentarios antes de tener blog como Blimunda y así me quedé. Me gusta y forma parte de algo muy personal, pero puedes llamarme como quieras,me identifico con ambos.
Un beso.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License