jueves, 2 de septiembre de 2010

Darle la mano a un niño

Darle la mano a un niño es como agarrar un pajarillo que está a punto de alzar el vuelo. En el hueco entre las dos palmas se rebulle el avecilla del tiempo buscando la rendija por la que escapar y volar por el resquicio entreabierto de la pubertad que acecha.
Darle la mano a un niño es un lujo, un privilegio diluido en nuestra inconsciencia diaria. Y cuando han crecido, y un buen día rechazan nuestro ofrecimiento, es como si diéramos un traspiés, como si tropezáramos con nuestro propio hilo vital y entendiéramos, de pronto, que algo insustituible se nos ha escapado.

14 comentarios:

Alejandro dijo...

Sus manos necesitan de unos años de descanso para sentir lo mismo cuando se la den a sus propios hijos, tus nietos.

Dyhego dijo...

¡Qué cierto!
Salu2

Marisa Peña dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo...la mano aferrada de nuestros hijos es un preciado tesoro del que cuesta desprenderse...Un beso

Alicia María Abatilli dijo...

Esa mano que te regresará a la ternura.
Placer encontrarte.
Alicia

Mª Ángeles Sánchez dijo...

...Y es que es un placer agarrar la mano pequeña entre las tuyas. Sus dedos enredados en los nuestros. Su piel tibia en contacto con la nuestra, y mientras abrazamos esa mano con toda la delicadeza, le inspiramos fuerza para que camine seguro.
ES un placer maravilloso...

Siete Soles dijo...

Las manos son terminaciones sensoriales que nos unen a los demás. Es el modo de conexión físico con el ser querido.
Pero tú lo sabes expresar con el lenguaje de un modo más humano.

Besos.

Juanma dijo...

Pocas cosas, acaso nada, como las manos breves de un niño. Me gustaría que las de los míos, al crecer, fuesen manos cometas...por aquello de tener al menos el hilo.

Besos.

Blimunda dijo...

Alejandro: Será lo qué tú dices...mientrás tanto agarremos sus manitas con la conciencia. A ti te queda más tiempo que a mí para seguir disfrutando de esa maravilla.
Salud y un abrazo!!


Dyhego: Coincidimos felizmente, bueno en esta cuestión creo que hay unanimidad.
Saludos, saludos!!!


Marisa: Me queda muy poco de este disfrute,intentaré poner la conciencia en lo que resta hasta ese vuelo.
Un beso y mariposas!!!

Blimunda dijo...

Alicia Maria: el placer es mutuo. Me alegra mucho encontrarte por aquí y de compartir el lenguaje universal de la mano de un niño.
Bienvenida. Un beso.

Mari Angeles, sí, sí, yo también pienso que al darles la mano les transmitimos seguridad, algo vital y tan importante. Me alegra que lo hayas especificado. Un abrazo.


Siete Soles: de tus manos algo sé...Tu paciencia si que es humana.
Un beso concreto para ti.


Juanma: tu imagen de manos cometas me han dejado prendada del cielo de nuestros corazones, ese por el que sólo vuelan nuestros hijos. Esa idea es genial. Y claro, el hilo sí, el hilo que no se rompa jamás.
Besos voladores.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Ah, yo he sentido eso y no sabía cómo explicarlo. Un beso.

Nadia dijo...

Cuando crecemos y nos sentimos un poco autosuficientes soltamos las manos que nos sujetan y ayudan a caminar pero siempre sucede que, al primer traspie,nos damos cuenta quiénes son los que siempre caminarán a nuestro lado.
Díficil tarea sin duda la de ser padre.
Un beso

Blimunda dijo...

Jesús, todavía te quedan años para saborear ese aleteo. Y sé que los aprovecharás.
Salud y un beso.


Nadia, no es que seas una niña pero, de los que pasan por aquí, creo que eres la que hace menos tiempo que soltó la mano protectora de su padre o de su madre(salúdala por cierto). Así que tu comentario tiene una perspectiva muy valiosa.
Sí que es díficil esto de ser padres pero también está lleno de satisfacciones íntimas.
Besos guapa.

Tournesol dijo...

Qué manera más dulce de expresar ese sentimiento de tristeza y desolación que nos produce la autosuficiencia de nuestros hijos segun van creciendo.
Creo que comprenderás la emoción que me ha producido leer tu entrada, pues me encuentro en ese transito en el que por un lado te resistes y por otro comprendes que hay que dejarlos volar.

Me consuela que tú estarás ahí para aconsejarme, Besos.

Blimunda dijo...

Tournesol, claro que te comprendo y pienso que tú los estás dejando volar con el hilo de la cometa que ha comentado Juanma, es decir: muy bien.
Y de paso tendrás que consolarme tú a mí.
Besos, mariposa.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License