lunes, 27 de septiembre de 2010

La multiplicidad de las manos

Hay manos que bordan sin hilo caricias penetrantes, que te agarran en el último momento, torpes desabrochando botones, encallecidas, estilizadas por el estudio, manos de panadero en la masa de unos senos fermentados por el deseo.
Hay manos de pianista enseñando dibujo lineal en pizarras de tiza, que en el aire dibujan espirales poseídas por el baile, manchadas de sangre, desnudas de anillos, manos que piden limosna, que aplauden o estrujan con desesperación un pañuelo.
Hay manos a las que la vida las pone sobre los párpados fijos del ser que más han amado, que ayudan a nacer, que aprietan el gatillo, suaves, hábiles hasta lo incomprensible, aferradas como raíces al sustrato del miedo.
Hay manos que cogen un pincel y con un gesto esbozan una idea o un sentimiento, manos sutiles de cirujano, que siembran, que salvan, manos que amortajan, manos infanticidas.
Hay manos dotadas de dedos transportadores, que sudan, que flojas te dan el pésame, benditas, que traspasan la frontera y te tocan aunque se queden quietas.
Hay manos arrasadas por la cartografía de los años, que(invisibles)colocan la ropa en los armarios, chiquititas, desbaratadas por la artrosis, que mientras conducen dejan caer su complicidad y se alojan en el muslo izquierdo del acompañante.
Hay manos con las que vuelas muy alto por debajo de las sábanas, que tachan sin piedad, que vigilan la fiebre o acunan bebés inconsolables, hay manos(en nuestras vidas)sagradas, manos que tallan corazones en la corteza de un árbol con nuestras iniciales.

22 comentarios:

Tournesol dijo...

Es cierto que las manos pueden transmitir tantas cosas que a veces pueden suplir a las palabras.Tus manos son muy especiales, pero hoy son tus palabras las que me han esntusiasmado.

Un aplauso y un apreton a esas manos que han escrito esta entrada.

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Hola Marisa. Las manos. ¡ufff, cuántas cosas se pueden decir de ellas; cuántas cosas se pueden hacer con ellas; cuánto amor y cuánto daño.
Me he bebido cada palabra tuya, hasta el final, leyendo en voz alta, sin que me escuche nadie. He sentido esas manos, las caricias y los daños; He leido cada palabra saboreándola entre mis labios, y hasta el final, donde me he visto cogida de la mano, sientiendo ese apretón que tanta energía nos da.
Gracias por tan bellos momentos.

Blimunda dijo...

Tournesol: las manos son para mí muy significativas en una persona, son una de sus cartas de presentación como los ojos, como la mirada.

Cuando me dices que te entusiasmas con lo qué escribo no sabes cómo me haces sentir...Besos y versos.



Mari Angeles: esa lectura en voz alta me honra.
Desde luego que se pueden hacer con ellas infinidad de cosas, infinidad de mundos.
Gracias a ti. Un beso.

Juanma dijo...

Madre mía, qué cosa tan bonita. Gran texto, de lo mejor que te he leído, de lo más emocionante, sencillo, sensible, inteligente, acariciable...ya que estamos entre manos.

Y, para no faltar a nuestras costumbres y coincidencias, vengo a sugerirte, si lo deseas, que mires en el archivo de mi blog: febrero de 2009, entrada titulada "Mis manos". (creo que sabría poner directamente el enlace, pero creo también que me equivocaría varias veces antes de hacerlo bien).

Muchos besos, todos salientes de mis manos.

Blimunda dijo...

Juanma: vengo de tus manos y si las de la fotografía son tuyas tengo que decirte que me parecen unas manos cuando menos estilizadas por la poesía.

Qué significativas las manos ¿verdad?

"...En mis manos habita tu nombre como una atadura" cómo me ha gustado...

Gracias por tus palabras, Juanma y con las manos te abrazo.

Dyhego dijo...

Las manos,al igual que los ojos, nos dan mucha información de la personalidad.
Salu2

Blimunda dijo...

Sí Dyhego, totalmente de acuerdo contigo, eso mismo que tú aprecias le he comentado a Tournesol. Las manos, los ojos, la mirada, la forma de caminar, el peinado, los zapatos, la vestimenta, la expresión de la cara...todo informa.
Salud.

Alicia María Abatilli dijo...

Manos que aman, como las de mi madre, manos ejemplo, manos eternas.
Abrazos y más abrazos.
Alicia

Blimunda dijo...

Alicia: esas manos de las que tú hablas precisamente en mi vida, por su ausencia, son las que más me duelen.
Tienes mi abrazo ex corde.

lolo dijo...

Me parece un texto precioso, con un ritmo que te empuja... casi como una mano suave.

Me quedo con las manos que estrujan con desesperación un pañuelo y con las que te agarran en el último momento. Y sobre todo, con las que te tocan aunque se queden quietas, y las que (invisibles) colocan la ropa en los armarios y... se alojan en el muslo izquierdo del acompañante.

Ha sido un placer leerte. Y copiarlo. Gracias, Blimunda.

Blimunda dijo...

lolo: esas manos que tú has elegido son algunas de mis preferidas, quizás yo me quedaría con las de mi panadero, no lo sé, es dificil elegir.
Bienvenida y el placer es mio de contar con tu comentario.
Un abrazo,lolo.

Imagino que tu copia me ha de honrar, de otra manera no lo hubieras dicho.

Nadia dijo...

Qué bonito es lo que escribes Marisa.
El otro día en mi moto me crucé con Andrés y me vinieron a la cabeza algunas de las cosas que has escrito para él. Sois afortunados de guardaros tanto amor después de los años.
Un beso fuerte.

Blimunda dijo...

Nadia: Celebro que te guste a ti lo qué escribo.
Y respecto a la fortuna de la que me hablas, sí, es uno de los mayores cielos de mi vida.

Otro beso para ti.

lolo dijo...

Me refería a que tantas me han gustado que casi copio la entrada en el comentario. Y eso me ha hecho disfrutar doblemente. Gracias, Blimunda.

Blimunda dijo...

Lolo me alegra ese doble disfrute y gracias a ti. Un beso.

Marisa Peña dijo...

Me encanta cómo has ido llevándonos por las manos con el hilo de tu palabra...Mientras te leía he recrdado manos muy importantes en mi vida, manos firmes, suaves, que me ayudaron a crecer, a cruzar la calle o a saberme querida.Gracias, guapa.

Blimunda dijo...

Gracias a ti Marisa por tu lectura tan cercana.
Llegar a hacer sentir a otras personas, hacerlas recordar, emocionarlas...es la otra parte de la escritura, la vida de las palabras que escribimos que cuando salen de nuestra mano y caminan son capaces de meterse en corazones muy parecidos al nuestro. Esto es magia y experimentarlo no deja de reportarme íntimas satisfacciones.

Besos y versos mariposa.

Anónimo dijo...

Estas manos que ahora escriben te desean torrentes de literatura como la que nos estás regalando, como la que escuchan mis oidos cuando sueñan con la infancia; regueros de palabra viva que se palpan y se beben y se comen con las manos y con los latidos del corazón que llevan dentro.

Doña Blimunda, es un auténtico lujo leer lo que usted escribe.

Besos, prosas y versos.

Anónimo dijo...

No cabe en este blog el anonimato sino la naturalidad de la imperfección que le hizo incurrir a Clochard en el error sobre las teclas.

Besos, prosas y versos.

Blimunda dijo...

Ánonimo Clochard, entendí que era usted desde la primera frase aunque viniera descuidado bajo el anonimato.

Estas manos le desean identicos deseos para ese blog que tanto esperamos algunos.

Sus palabras casi me hacen creer que de verdad soy capaz de escribir.

Cuide su corazón de trotamundos, cuídelo mucho.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Qué maravilla de texto.

Blimunda dijo...

Agradezco tu comentario de corazón Jesús.
Un beso.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License