domingo, 12 de septiembre de 2010

La paciencia de un hombre

La paciencia de un hombre es un collar elaborado con flores blancas, una nueva le crece cada mañana y las lleva prendidas en la cintura como pájaros prestos por alzar el vuelo dentro de otro cuerpo.
La paciencia de un hombre está hecha con el arco del deseo, siempre tenso. Y en esa vibración contenida le bulle una energía desbocada en el centro de su pecho. Es algo parecido a llevar estrellas por dentro y quemarse con su destello si no resplandecen en las caricias con el tacto milimétrico que conocen los dedos, si no encuentran el cauce arremolinado al que conduce un beso detrás de otro beso, si no se expresan con el gemido, si no llegan a los limites insospechados del vértigo.
Es la paciencia del hombre que ama y sabe esperar, como el árbol, su momento.

10 comentarios:

Jesús Cotta Lobato dijo...

Un texto precioso. Afortunado quien lo haya inspirado.

Blimunda dijo...

Jesús,tus comentarios me animan y te diré que el inspirante me mira con cara de oveja modorra cuando lee estas cosas...
Un abrazo y todo eso de los versos, claro.

Dyhego dijo...

Pero no que olvidar que la paciencia tiene un límite.
Salu2

Tournesol dijo...

Se me acaba de escapar un suspiro al leerte¡es tan bonito lo que escribes!.

Yo entiendo un poco de hombres pacientes, pero últimamente más, ¿sabes a quién me refiero no?.

Pienso que esa virtud de ellos al final tiene su recompensa.


Saludos para tu hombre paciente.

Blimunda dijo...

Dyhego, me has hecho reir con tu comentario, llevas razón lo que pasa es que yo aprecio tanto ese tipo de paciencia...
Salud!!!

Blimunda dijo...

Tournesol: Lo mejor de la paciencia del hombre que ama es la RECOMPENSA, sin duda.
Que aguda que eres Mari flower.
Saludos también para tu paciente.

Juanma dijo...

Riquísimo el texto. Desde el título me encanta. Algo parecido a llevar estrellas por dentro.... Maravilloso.

Besos y estrellas para ti.

Blimunda dijo...

Juanma,es que las estrellas me pierden, me parecen tan plásticas, tan metafóricas. Las estrellas y las mariposas.
Me alegra tu regreso.

Salud y un beso.

Siete Soles dijo...

No es paciencia sino amor el esperar el momento adecuado, para que se unan dos cuerpos y puedan llegar a las estrellas, en un momento abrazados.


Besos.

Blimunda dijo...

Siete Soles podemos dejarlo en que es una paciencia hecha de amor y, a veces ,noto como te queman en las manos las estrellas que llevas dentro, las mismas que luego brillan en la intimidad.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License