lunes, 11 de octubre de 2010

Miradas

Para Clochard que gusta de mirar como forma de vivir el mundo. Muchas Felicidades.

"Las alas del deseo no se despliegan sobre nuestros hombros sino en nuestras pupilas" Antonio Múñoz Molina.


Hay miradas elocuentes como párrafos extensos o vacías de color, de emoción y de entendimiento.
Miradas complices cifradas en códigos que sólo dos conocen, duran décimas de segundo pero son más que suficientes para desatar los lazos con los que se anuda, en el reposo, el deseo.
Miradas que se abren como ventanas a mundos interiores profundos, tumultuosos o remansados como aguas tranquilas de comprensión y empatia compuestos.
Hay miradas agradecidas que son incapaces de articular verbalmente su sentimiento, sólo te miran y guardan silencio.
Miradas sin alma y a no ser porque ves como ese cuerpo se mueve jurarías que no hay nadie dentro.
Miradas condenadas en la perspectiva limitada de los prejuicios.
Miradas de rencor estancado acompañadas por un tono de voz tan aspero como despectivo.
Hay miradas detenidas en el último instante, nadie te avisa pero al contemplarlas sientes que tu alma está hecha de carne, un trozo te arrancan y se lo llevan para siempre esos mismos ojos que ya no podrán volver a mirarte.
Miradas con caricia, miradas que gusto mantener, entran en ti, te mecen y te arropan como sólo acogen las alas de los ángeles en el cielo.
Miradas tentaculares que atraviesan salas abarrotadas de gente.
Miradas tensadas por la pasión, se les giran los ojos con el placer extremo y se quedan en blanco para mayor disfrute del que puede verlo.
Hay miradas limpias, nuevas, es de ellas de las que más se aprende y suelen poseerlas los niños que aún son niños.
Miradas con las semillas del odio y otras que van sembrando todo lo contrario.
Hay miradas que te llenan como si tú fueras una jarra y ellas agua fresca.
Miradas generosas que renglón a renglón leen lo qué tú antes ,atendiendo a una vocación ciega, has mirado.

16 comentarios:

Dyhego dijo...

Vivan todas las miradas que describes.
Salu2 bienmirados.

verdial dijo...

Creo que de todas las miradas "negativas", las que más miedo me dan son las "miradas sin alma". Es aterrador encontrarse con miradas así.

Un abrazo

Blimunda dijo...

Dyhego, gracias por lo bien que me miras.
Un abrazo, fuerte.

Blimunda dijo...

Verdial, creo que esas miradas son también las que más miedo me dan, y pena. Pero puestos a elegir tengo bastante claro qué tipo de miradas prefiero.

Te abrazo.

Clochard dijo...

Me gusta mirar el paso del tiempo para quedarme con él, para fotografiar los instantes de felicidad que nos ofrece, para exprimirle el zumo al fruto del reloj. No me canso de mirar a mi alrededor; hay tanta cosa detrás de lo que ven mis ojos que resulta una putada tener que morirse sin haber conocido hasta el último rincón de este planeta.

Gracias, querida Blimunda, por tu mirada literaria hacia las miradas.

Besos, prosas y versos.

Siete Soles dijo...

No me canso de mirar tus ojos.

Y me da miedo la mirada de la culpa y el reproche.

Tú Hetairo.

Tournesol dijo...

Las miradas de complicidad son mis preferidas, sin olvidar las de ternura que son muy especiales. Las de odio te dejan conjelado, pero si, las "miradas sin alma",son para mi tambien las que más miedo me dan.

Querida Blimunda, yo miro tu blog con admiración y por eso lo disfruto tanto.

Gracias por todas tus miradas.

Blimunda dijo...

Clochard, yo tampoco me canso de mirar, ni de imaginar cómo serán las vidas de los que veo pasear, ni de salirme de mí en volandas cuando se trata de un paisaje...como decía la abuela de Saramago, tenerse que morir con lo hermoso que es el mundo.

Besos y versos (y hoy vamos a incluir un tirón de orejas como me hacias tú cuando eramos pequeños)

Blimunda dijo...

Siete soles a mí me dan miedo algunos acentos locos y fuera de lugar...aunque todavía ,algunas veces, algo pasa que me miras como antes.

Blimunda dijo...

Tournesol gracias a ti por la atención con la que me lees, tú que miras con esos ojos negros tan profundos, tan incisivos.
Mañana a las nueve estoy allí, un beso.

Alejandro dijo...

Es importante saber mirar. Es una forma certera de descubrir lo que sienten los demás.

Me ha sorprendido la expresión "mirar con vocación ciega". Eso deberíamos aprenderlo todos.

Juanma dijo...

Genial. Hace unos días las manos y ahora los ojos (bueno, la mirada, que no es lo mismo). Muy bien cazada -la mirada, que me lío yo solo- en tus palabras. Esas miradas de los niños me alimentan cada día.

Muchos besos.

Blimunda dijo...

Alejandro, respecto a lo que comentas de la importancia de saber mirar acabo de recordar algo que leí no sé dónde, alguien(que poco rigor intelectual el mio) decía que a todo aquel que quisiera aprender a escribir le recomendaba que dibujara porque se agudiza, se ejercita la mirada.

Lo de mirar con vocación ciega me ha quedado muy bien pero no siempre lo hago, creo que Vargas Llosa si que lo hace y todos los días a las cuatro de la tarde como tú muy bien dices.

Besos y versos, Alejandro.

Blimunda dijo...

Gracias Juanma, sí antes las manos ahora la mirada, podríamos seguir con cualquier detalle, los labios, la boca, la forma de caminar, los zapatos(estos si que dan información!!!!)y hasta las marcas de la cara o el olor corporal, las uñas, la forma de vestir(...)

Podríamos pasar sin otras sustancias pero no sin alimentarnos(como tú especificas) de esas miradas.

Un Beso Y Salud!!!

Marisa Peña dijo...

Y a veces hay miradas que se intuyen...yo intuyo la tuya, profunda, dulce, llena de preguntas y respuestas, deseosa de indagar y de ser indagada...No sé, así te intuyo.
Un beso

Blimunda dijo...

No lo sé Marisa, imagino que eso tendrán que decirlo los que me conocen , los que me miran, pero creo que eres muy intuitiva y que algo de lo que dices hay en mis ojos, en mi forma de querer vivir.

Te abrazo.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License