miércoles, 24 de noviembre de 2010

Corazón de porcelana

Cuando se marchó dando un portazo él solo reparó en la taza de café manchada por el carmín. Contempló el sello de sus labios rojos como si su propio corazón fuera la taza y la huella bermellón impresa en el borde superior de la porcelana: todo lo que de ella le quedaba.

15 comentarios:

Chus dijo...

A veces no se necesita mas, quizás fuese lo mejor.
Corto y claro
Un abrazo

Marisa Peña dijo...

Qué sugerente tu micro...esa imagen de la taza manchada de carmín me ha encantado.besos guapa

Dilaida dijo...

Lo bueno si breve ...
Muy bonito
Bicos

Tournesol dijo...

Menudo final para una novela...
Precioso.
Ya pienso en nuestros paseos, repletos de palabras y confidencias.
Muchos besos y hasta pronto.

Blimunda dijo...

Chus,es lo que tienen los microrelatos, una condensación que a mí me fascina.
Otro abrazo.


Gracias querida Marisa, yo me quedo muy pensativa cuando doy con esos restos de mis labios en las tazas o en los vasos.
Te abrazo y te doy un beso.


Dilaida,muchas gracias.
Bicos for you too.


Ay mi Tournesol...me has dejado rota diciéndome que podría ser el final de una novela, porque es verdad y se me enredan las vidas de esos labios y de ese corazón de porcelana en la cabeza, no sabes de qué manera.
¿Para cuándo los paseos?
Besos mariposa.

Juanma dijo...

Hay huellas, querida mía, que ni el más sesudo análisis policial sería capaz de detectar.

Algunas, sugerentes y maravillosas, se quedan por nuestros interiores tras leerte.

Besos.

Tournesol dijo...

Para los paseos ya falta poco, me gustaría verte pronto pues tengo ideas para nuestro poyecto. Claro que te das cuenta que puede ser el final de una novela, estoy segura que tambien tienes el principio, ¿verdad?.
Besos amiga.

Clochard dijo...

Querida Bkimunda:

Al leer esto a uno le dan ganas de continuar escribiendo a lo Vargas Llosa, como cuando era poco más que un niño y al terminar la lectura de un libro él continuaba la escritura del mismo. Es el inicio de una novela negra, de una historia de amor frustrado, de lo que la imaginación de tu excelente pluma de de sí, que es mucho.

Besos, prosas y versos.

Siete Soles dijo...

Si se ha marchado es porque lo tenía claro y no va a volver.
Quizás es lo mejor para los dos, y puedan emprender nuevos caminos por separado.

Saludos

Blimunda dijo...

Juanma esas son las huellas que uno cuando escribe no sueña imprimir pero que imprime sin darse cuenta y cuando otro impresor te hace caer en la cuenta...te hace feliz para todo el día y parte del siguiente.
Te doy un beso, un abrazo y buen fin de semana impresor.



Tournesol, no tengo principio, esto es simplemente un microrelato pero ya veo que te molaría que metiera las manos en ese corazón de porcelana.
Me paso la semana que viene. Buen finde y besos.



Clochard, ya sabía yo que me íbais a liar con el microrelato...
Cuídate ilustrado.

Blimunda dijo...

Siete Soles, no es eso lo qué me sugiere a mí pero cada uno es muy libre de interpretar lo que quiera.

Saludos y cuídese mucho.

lolo dijo...

Bueno, yo creo que esa huella roja en la taza no es lo único que queda de ella.

Blimunda dijo...

lolo,creo que crees muy bien pero de cualquier forma, quién sabe, cuando contesto a los comentarios no me gusta explicar los textos, han de bastarse por si mismos y el resto lo pone cada cual, así que eso, quién sabe.
Besos y versos.

Nadia dijo...

Este micro relato me ha inspirado para hacer una foto.
Eso de que una imagen vale más que mil palabras no siempre es cierto.
Un beso.

Blimunda dijo...

Nadia, una fotografia de la marca de unos labios en el borde de una taza, supongo...buena imagen, al menos a mí siempre me lo parecen esas huellas en el vidrio.
Besos guapa.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License