miércoles, 12 de enero de 2011

¡Oh glorioso instante!

Me gustaría vivir en las palabras, en el paréntesis que especifica el mundo acotado, en el dardo certero atravesando un significado. Mientras tanto las escribo en cuadernos o en hojas sueltas y siempre lo hago a mano. Me gusta el susurro del lápiz, ese rasgado que va muy despacio escavando mis túneles subcutáneos. Es sabido que extrae más polvo que luces pero la obstinación es, en esto también, una forma de guía.
Quiero que la palabra sea mi casa porque la palabra hace posible la objetivación de lo propio, lo íntimo en lo contado. Te surge una idea y vuelas al percibir como el concepto la fija al papel con la lucidez de lo que se ajusta sin barruntos, con precisión: es el acople, es el milagro, entre lo que se piensa y lo expresado.
Luego fregando los platos el sustantivo me sigue rondando y al mismo tiempo que la espuma crece en el estropajo, a veces sucede que, ¡Oh glorioso instante!, doy con el adjetivo que andaba buscando.

8 comentarios:

Dyhego dijo...

BLIMUNDA:
¡Eso es porque eres voluntariosa y disciplinada! ¡Enhorabuena!
Salu2.

Blimunda dijo...

DYHEGO,¿Tú crees? Mira que mi voluntad parece más bien una niña malcriada...aunque bien que la intento meter en vereda.
Saludos.

Nadia dijo...

Esos momentos clave son tan insperados...
Un beso Blimunda

lolo dijo...

Pero qué bonito. El susurro del lápiz, las luces que crees niebla, y la espuma que crece en el estropajo.
Gracias, Blimunda

Tournesol dijo...

¡Con qué fuerza empiezas el nuevo año!, esta sí que es una entrada blimundiana.
Espero que sean muchos tus instantes gloriosos, por ti y por nosotros que disfrutamos de los resultados.
Que pases un bonito día.

Blimunda dijo...

Nadia, son inesperados sí, pero tenemos que ir a buscarlos y a mí eso me cuesta mucho.
Un beso.



lolo, si a ti te parece bonito hoy ya soy feliz.
Fregar los platos en el silencio de la casa es muy, muy recomendable.

Gracias a ti, lolo.



Querida crítica literaria Tournesol, nunca antes se había acuñado una denominación tal que blimundiana, acepción que le ha sentado a ésta reivindicadora de lápices como una maravillosa sonrisa de tus labios, o lo que es igual: como una singular mariposa blanca y eso, eso no hay quien lo supere.
Pero a mí me parece que no es este un texto de los más blimundianos...Cuestión que ya demostraremos.
¿Has visto qué sol? Besos.

Marisa Peña dijo...

Pues ya vives en ellas, y tienes la casa muy, pero que muy bien amueblada, querida amiga.Yo me siento tan bien aquí que me voy a tomar un café mientras las releo.
besos

Blimunda dijo...

Marisa, yo no estoy tan segura, ando siempre detrás de ellas más que dentro pero ese café contigo me ha sentado divinamente,compañera.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License