miércoles, 2 de febrero de 2011

El camino de un anillo

Estoy hecha de madejas enmarañadas y con las letras calmo, al menos un poco, ese ruido. Pocas veces logro poner orden entre tanto bullicio. Una casa, un desván, un archivo, un costurero que se desbarata a cada segundo es difícil de clasificar pero, en algunas ocasiones, lo consigo.
Abrir los ojos cada mañana es como comenzar a dibujar una línea que gira y he de encargarme de que el resto del día termine dibujando un circulo. Las palabras pasan por esa figura que simboliza algo completo, cerrado, en equilibrio. Pasan mis hijos, pasa ese rato que busco con él a solas.
Me hace bien seguir ese movimiento. Trazar esa ruta me ayuda a vivir. Es simple como el camino de un anillo. Y por eso escribo: para desenredar mis madejas de hilo.

15 comentarios:

lolo dijo...

Ese dibujo en círculo lo contiene todo, Blimunda. Es simple como el camino de un anillo... Qué placer cuando el círculo es anillo que abraza y se cierra, al final de algún día o después de leerte.

Blimunda dijo...

lolo, veo que conoces el camino del anillo.
Gracias lolo, por pasar por mi circulo, por ayudarme a cerrarlo y por estar ahí.

Alicia María Abatilli dijo...

Prefiero que el anillo se abra en tus palabras mágicas.
Un abrazo.
Alicia

Juanma dijo...

Anilladas o no, las palabras son siempre aliadas. ¿No te parece?

Siempre tanto placer al leer las tuyas.

Besos.

Blimunda dijo...

Alicia: me siento muy agradecida de recibir comentarios como el tuyo.
Tuya es la magia.
Un fuerte abrazo y salud.

Blimunda dijo...

Juanma, no sé si siempre son aliadas porque, a veces, me enredo precisamente en ellas. Lo que ocurre es que a mí me sirven también para lo contrario, me desenredan, ponen orden dentro de mí. Cuando lo escribo conozco mejor lo qué pienso y lo qué siento.
El placer es mio cuando te veo por aquí.
Besos.

Tournesol dijo...

Qué suerte poder seguir esa línea ayudada de este don que tú tienes para con las palabras, ya me gustaría a mí tener un consuelo así. Al menos tengo quien me escucha cariñosamente y eso tampoco esta mal.
Bueno cocinera de historias y de algún que otro cocido, besos y hasta mañana.

Blimunda dijo...

Tournesol:Pues ayer mismo hice cocido y alguna persona no daría credito a que yo hubiera sido la autora de tal delicia sin canicas, con garbanzos esta vez.
Imagino que sabes que estás en esa línea.
Un beso.
(como me ha gustado lo de cocinera de historias...)

ARO dijo...

Y qué bien te desenredas con la palabra.

Blimunda dijo...

Eso intento, Aro, pero no estoy yo tan segura como tú, aunque te lo agradezco de corazón.
Un abrazo.

Marisa Peña dijo...

me gusta esa madeja que nos dibujas...escribir para enredar el hilo, el hilo de los afectos y las palabras que nos lleva hacia ti, hacia este rincón.
Un beso

Siete Soles dijo...

Al menos esta noche he podido consolar me con tus palabras escritas.
Yo también busco el círculo. Y trato de que nada de fuera lo pueda dañar, pero para eso necesito de tu comprensión.

Deseos y versos.

Blimunda dijo...

marisa, suena muy bien ese enredo que tú mencionas. Si con él llegas hasta aquí, lo celebro.
Un beso.


Siete Soles, mi comprensión encendió anoche una vela, esperándote.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

¿Qué tú te lias con las palabras? Pues vaya belleza de enredo siempre.
Un beso

Blimunda dijo...

Miarma, me lio y me deslio.
Muchas gracias por la generosidad de tu comentario.
Un beso.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License