lunes, 7 de febrero de 2011

El sol de Febrero y sus lanzas.

Trae el sol de Febrero un abrigo nuevo. Trae más minutos. Trae esa claridad prolongada por la que da gusto sentirse alcanzado como si la luz fuera un agua templada y tu piel, muerta de sed, toda playa.
Te dejas mojar por ésta luz como se dejan mojar las plantas. Sabes que cada tarde, cuando cierras los ojos y agradeces ese tenue y tibio calor, el sol de febrero trae una promesa en esa templanza clara. Y te lo promete con el mismo lenguaje que utilizaría una lámpara.
Te quedas pensando y ya lo has comprendido: la que se está gestando envía sus lanzas.

9 comentarios:

Juanma dijo...

Qué entrada tan pura y bonita, de verdad.

Estuve pensando algo así en la tarde del domingo, con mis niños, con Lola, dejándonos llevar en el Parque de María Luisa por la luz agradecida y agradable de febrero.

Promesas y lenguaje. Todo en orden.

Besos.

Blimunda dijo...

Juanma, es casi inevitable sentirse así estos días, creo yo.
Y pronto se cumplirá esa promesa.

Gracias por lo de pura y bonita, muchas gracias Juanma.

Un beso.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

La verdad es que se nota mucho como van creciendo los días. Me da lástima no tener que esperar a estos días para ver las primeras cigüeñas, que al parecer se han hecho funcionarias y ya no emigran.
Muy bonito, como siempre, lo que escribes.
Un beso

Blimunda dijo...

Miarma, yo tengo cerca de mi casa una pareja de cigüeñas funcionarias que llevan paseándose por mi cielo todo el año, sí. También está bien que se queden.
Ya sirve para algo lo que escribo si le gusta a alguien como a ti.

Gracias Miarma y un beso.

lolo dijo...

Me ha gustado el lenguaje de una lámpara. Precioso, Blimunda.

Tournesol dijo...

Delicada y suave, así es tu entrada, emplada y portadora de promesas como el sol de febrero.

Besos y luz

Blimunda dijo...

Para alguien que como tú, lolo, enciende luces con las palabras, ese lenguaje de lámpara no podía pasarle desapercibido.
Gracias, lolo, eres un sol.


Tournesol, gracias por lo que comentas pero la templanza, el calor y la luz la soléis poner los que comentais con tanto cariño como tú haces siempre.
(Estoy regular, creo que mañana no podré tampoco). Besos.

Mª Ángeles dijo...

¡qué bonito Marisa! Es lo que se respira a veces, por las tardes, cuando paseas por la playa, por el parque...
Esa luz tenue, que aún no calienta, inspira ese sentimiento.

Blimunda dijo...

Mª Ángeles, que envídia me dan tus paseos por la orilla del mar, aunque nos une la caricia de la luz.
Un beso.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License