martes, 19 de abril de 2011

Las agujas de tu costurero

Hoy hubieras cumplido setenta y uno. No puedo imaginarte tan mayor, ni creo que te gustara esa edad para ti misma, tú que fuiste tan hermosa, tan presumida sin parecerlo.
Recuerdo las últimas velas que apagaste en una tarta: un seis y un dos. Luego las encontré dentro de una taza en un armario de la cocina y fueron a clavárseme como lanzas. No sé qué hice con ellas. No las quería ni ver.
Renuncié también a tu costurero, de lo que después me arrepentí. No podía coger esas tijeras que solo con mirarlas me cortaban por dentro. Las agujas fueron, incluso, más despiadadas saltando del acerico hasta mi laberinto de recuerdos. Allí siguen, hundidas desgarrando como locas la tela de tu ausencia. Suelen hacerlo en días como hoy en los que aún no he comprendido que no volveré a verte, en los que sigo pensando en un regalo de cumpleaños para ti.

9 comentarios:

Dyhego dijo...

BLIMUNDA:
Las ausencias, en determinados momentos, pesan mucho.
Salu2 animosos.

Blimunda dijo...

Te agradezco de corazón tus palabras, DYHEGO.
Eres un sol.
Un abrazo.

burro1971 dijo...

Bel-lisimo.

Anónimo dijo...

Blimunda... Tan bonito lo dices que tiene que curar un poco. Un beso.
Lolo

Tournesol dijo...

Marisa, esa ausencia es tan dolorosa que lejos de atenuarse se clava más profundamente con el paso de los días. La empatía que nos une hace que mis lágrimas afloren nuevamente pero… ¿quien se resiste a tus palabras?
Me encantó ver como esas rosas de mi color preferido brotaban hacia el cielo, quiero pensar que para que yo pudiera verlas desde fuera.
Besos y pétalos amarillos.

Blimunda dijo...

burro 1971: Muchas gracias por tu comentario y bienvenido.
(Coincidimos en esa fecha si se refiere a tu año de nacimiento)
Salud.


Anónima Lolo: ojalá fuera así pero yo siento todo lo contrario. Eso sí,terminamos aprendiendo a vivir con ello.
Siempre sabes cuando necesito un beso...Qué guapa eres, Lolo.

Blimunda dijo...

Sí, Tournesol, así lo siento yo también. Aunque, como le he dicho a Lolo, no nos queda más remedio que convivir con esa ausencia.
Sabía que a ti te llegaría de modo especial...A ti que te siento tantas veces como a una hermana.

(Piensas bien respecto a las rosas del porche)
Un beso amarillo con remates anaranjados.

Anónimo dijo...

Qué bonito Marisa,me has hecho llorar del puro sentimiento que transmites. Eres especial, gracias.

Blimunda dijo...

Anónimo, tus lagrimas me emocionan muchísimo.
Gracias a ti por tu lectura tan sensible y bienvenido.
Un abrazo.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License