sábado, 30 de abril de 2011

Usman Khan y su caja de palabras.

Para Ascensión Chica

Los niños estaban muy nerviosos, me miraban con descaro y cuchicheaban mientras se removían en las butacas del salón de actos. Aplaudían como a destiempo ,atendiendo a sucesos que solo ellos pudieran comprender ,y sonreían, cómo sonreían...
En breve nombraríamos a los ganadores del tercer certamen de cuentos, yo tenía los diplomas en la mano y ellos lo sabían. Al mismo tiempo que la organizadora del acto hablaba acerca de la importancia de la lectura, yo intentaba reconocer a los agraciados de entre todo aquel entusiasmo infantil. Pero ,por más que observaba, era imposible, claro, excepto al creador de "Un niño de otro país". Este es, me dije, y efectivamente, se trataba de Usman Khan, inconsciente aún de la gloria que le esperaba.
Al pronunciar su nombre sé que en su cuerpecillo he encendido una luz, se ha desatado un zureo de palomas, han echado a volar pajarillos alborotados por su sueño.
Usman es un niño con cara de hombre que escribe en un idioma que, hasta hace un par de años, no conocía. En su cuento relata el miedo a las palabras cuando vienen de seres y voces que uno no entiende, habla de una caja, que una compañera le regaló y, que fue llenando con las palabras que iba aprendiendo cada día. Guiado por su maestra ilustraba los significados con dibujos y luego se llevaba ese tesoro a su casa, un tesoro cuya posesión le hacía sentir la seguridad de la comprensión.
Cuando le he dado dos besos he notado su rubor. Espero que él haya sentido mi emoción, la de su maestra seguro que no le ha pasado desapercibida, ella lo ha estrujado y le ha dicho: "¿Te das cuenta Usman de lo que has conseguido? Y yo he sabido que el poder de la docencia se materializaba entre ellos, que llegaba a su fin igual que Neruda comprendió como el poder de la Poesía se cumplía mientras un puñado de obreros analfabetos escuchaban emocionados su recital.
Ha sido un privilegio conocer a Usman Khan, el niño que sabe escribir en castellano gracias a una caja de palabras mágica y a Ascensión, su maestra, no menos poderosa.

2 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Eso es un orgullo para cualquier enseñante.

Blimunda dijo...

Sí, Maria Jesús, un extraordinario orgullo, una íntima satisfacción, una tremenda aportación para que este mundo sea un poco mejor.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License