lunes, 23 de mayo de 2011

Manos de hombre y corazón de árbol

Cuando hoy he despertado he sentido la luz como algo duro y denso, algo muy pesado. He sentido la mañana como una losa que se repetirá a lo largo de los próximos cuatro años.
Sé que para ti este túnel será más largo. Tú que tienes manos de hombre y corazón de árbol.
Pero tu empresa no es la del escarabajo, siendo como eres todo olmo, un extraordinario álamo. Así te han visto tus hijos durante estos últimos meses, trabajando.
Así te he visto yo: alto y centenario.
No nos quitarán la alegría porque para el sueño de tus raíces yo seré tu tierra, tu sustrato abonado. El sol ya te sobra por dentro y sabemos esperar como solo esperan el libro y el árbol.

6 comentarios:

Dyhego dijo...

BLIMUNDA:
No es un mal híbrido, no; juntar un hombre con un árbol.
Salu2.

Blimunda dijo...

Eso creo yo, Dyhego.
Desde que leí "A merced de los pájaros" de nuestro querido Cotta,veo a algunos hombres desde una perspectiva arbórea, entre ellos a mi marido que tiene madera de boj.
Un abrazo.

lolo dijo...

...para el sueño de tus raíces yo seré tu tierra...
...el sol ya te sobra por dentro...

Te copio para ver si se me queda pegada alguna rama, hoja de ternura y poesía.

Gracias, Marisa.

Blimunda dijo...

Puede que se te pegue algo por aquí, pero te diré, mi lolo, que esas hojas ya las llevabas y tus hojas son tan hermosas...
Gracias a ti, corazón.

Clochard dijo...

Estimada Blimunda:

Es una putada, pero al fin y al cabo y viendo lo que hay, resulta bastante lógico que pasen las cosas que pasan. Lo más jodido es que haya tanto insensato suelto sin la más mínima idea de lo que hace ni piensa, sin responsabilidad y sin escrúpulos, atentando contra la razón de manera tan continuada. Lo peor es el recalcitrante borreguismo al que nos hemos acostumbrado y hasta parece que nos hace gracia ser tan dependientes de las vanalidades que nos venden. Se nos tenia que caer la cara de vergüenza.

Besos, prosas y versos. Y muchos ánimos a Siete Soles.

Blimunda dijo...

Querido Clochard: Siete Soles no lo lleva mal, del todo, pero pensar en la perspectiva de los años no sabes lo que pesa.
No podemos consentir que la fuente de la alegría de vivir se la beban ellos, así seguiremos. Hay que seguir, hay que seguir.

Besos y versos, gracias por tu comentario y cuídate mucho, mucho.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License