miércoles, 11 de mayo de 2011

Qué gusto

Qué gusto fregar los platos por la mañana mientras la luz del sol se mezcla con el agua y me detengo a mirar, como si leyera, la floración incipiente de los cactus de la ventana.
Qué gusto la casa vacía y un pedazo de tiempo para mi lápiz, el café en el porche, los cantos alborotados y gozosos de los pajarillos invitados al banquete de la luz y de las ramas de los árboles. El cielo entonces presta su azul a mis ensoñaciones, el tañido de las campanas en barcas sonoras me las trae el aire.
Qué gusto la piel aterciopelada de las rosas y beber de su aroma como de una fuente pura, bendita, impagable.
Qué gusto sentirse vivo en lo mínimo y traerlo al cuaderno como si las palabras tuvieran la cualidad de las manos, que eligen y se demoran sobre lo que merece la pena ser tocado.

11 comentarios:

Alejandro dijo...

Me da cierta envidia leer algunas de las cosas que escribes, Blimunda, pues llevo una racha en la que apenas encuentro un minuto de serenidad al día.

Ya llegarán, especialmente cuando crezcan estos ladrones de momentos que pululan por aquí.

Blimunda dijo...

A mí, fíjate tú lo que son las cosas, me da envidia tu posición diaria ante jóvenes alumnos, los restos de tiza en los dedos, el brillo de la comprensión en algunas miradas...
Y esas rachas pasarán, Alejandro.

Un abrazo y gracias por venir a pasar envidia.

Marisa Peña dijo...

y qué gusto venir a leerte tranquilamente y poderme parar en tus palabras.Yo tampoco tengo un minuto de sosiego y hoy me quedo por aquí, disfrutando.Un abrazo enorme

Blimunda dijo...

Estoy teniendo problemas con google.
Alejandro, a ti te contesté y no sé si viste el comentario pero ahora acabo de ver que ha desaparecido, mi contestación y otro comentario que no he llegado a leer y que no sé de quién es. Quiero decir que no lo he borrado yo y que lamento todo esto. Vuelvo a contestarte, otra vez, a continuación.

Blimunda dijo...

Lo que son las cosas, Alejandro, porque a mí me da envidia tu posición, el resto de tiza entre los dedos, el brillo de la comprensión en algunas miradas, el hecho de que trabajes con alumnos tan jóvenes...

Gracias por venir, aunque sea a pasar envidia, y un abrazo.

Marisa Peña dijo...

Era mío...te decía que es un gusto leerte y que lo que más lamento es la falta de tiempo para venir a disfrutar.un abrazo

Blimunda dijo...

Marisa, cómo me alegro de que haya aparecido tu comentario...
El gusto es mío de tenerte por aquí, de verdad.
Un beso muy fuerte y gracias por venir.

CLOCHARD dijo...

Que gusto sentir el vientecillo de Cantabria al compás de las letras de Blimunda. Que gusto volver a aparecer por estos mundos tan inquietos y fecundos. Que gusto susurrarle al amanecer la dirección de mi rumbo, contigo que es un placer para este culo inquieto y vagabundo.

Besos, prosas y versos.

Lourdes dijo...

¡Que gusto leerte e identificarme contigo!

los cactus en la ventana, los pájaros, el sol, las rosas...

¡qué gusto paladear cada instante de la vida!

Gracias

Blimunda dijo...

Gusto y Alegría, Clochard, mucha alegría he sentido al verte por aquí.
Cuida tu corazón de vagamundos y besos, besos, besos.

Blimunda dijo...

Lourdes, el gusto es mutuo.
Me ha encantado ver que tú te sientes identificada con algo mío.

Un beso de amaryllis.
Y gracias a ti por venir.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License