domingo, 1 de mayo de 2011

Quizás, madre.

Dejar un ramo de flores sobre la piel helada del mármol no se parece en nada a darte un abrazo. Las he puesto con cuidado y te has quedado tan callada...
Nunca me duele más tu ausencia que este día. Hoy que te llevo flores, que no verás.
Sé que tampoco puedes olerlas, ni siquiera este ramo hecho con rosas envueltas en melodías de aroma. Pero las palabras, desde dónde yo las siento, quizás también las sientas.
Quizás, madre, y por eso lo escribo como todo lo que me atormenta.

6 comentarios:

Dyhego dijo...

BLIMUNDA:
Me siente reflejado en lo que cuentas.
Salu2

Blimunda dijo...

Sé que conoces este tipo de ausencias,DYHEGO.
Y me siento muy agradecida por ese reflejo tuyo.
Un fuerte abrazo Dyhego.

lolo dijo...

Te mando un beso, también hoy. Y mi silencio para que lo llenes que tus palabras.

Blimunda dijo...

Después de recibir un beso tuyo solo puedo sentirme agradecida. Y, a petición tuya, haré de tu silencio una barca de papel en la que antes haya escrito "algo pequeño" como a ti te gusta.
Gracias lolo.

JUSTI dijo...

TODA UNA REALIDAD QUE HA TODOS NOS LLEGA Y TENEMOS LOS MISMOS PENSAMIENTOS QUE TU Y ENTONCES PENSAMOS EN MOMENTOS Q PERDIMOS CON DE DEMOSTRAR A ESA PERSONA TODO NUESTRO CARIÑO, UN BESAZO GUAPA

Blimunda dijo...

Justi, para salir de ese circulo, que tú apuntas, quizás baste con mostrar nuestro afecto más a menudo.
No es esa la sensación que me quedó con mi madre, es una especie de impotencia hecha de algo tan grande que sé que nunca llegaré a romper. Y con esa impotencia tengo que aprender a vivir, es como si mis brazos no hubieran terminado de comprender todavía que nunca más la voy a abrazar.

Gracias por tu visita y un beso.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License