miércoles, 15 de junio de 2011

Ese cáliz.

No quiero que seas tú el que me cruce las manos sobre el pecho, pero si la vida te reserva ese cáliz, apúralo sin miedo y recuerda solo que, aunque ya heladas, un día estuvieron ardiendo, que en tus brazos fui una mujer de barro confundida con tu mismo cuerpo durante todos los años que supiste mantener en mi estómago un hormiguero. Apura ese cáliz y no olvides que tuvimos un tiempo y que el tiempo fue nuestro. Y luego, que tu dolor negro torne en alas y como la golondrina vuele por otros cielos.

13 comentarios:

verdial dijo...

Profundamente triste pero precioso. La belleza supera el tinte melancólico, que no por ello deja de ser bello también.

Un abrazo

Dyhego dijo...

BLIMUNDA:
Es muy triste.
Salu2 alegres.

Blimunda dijo...

Gracias Verdial.
No pretendo nunca al escribir que mis textos sean o parezcan bellos, solo intento expresar lo que siento.
Si tú haces esa lectura estará bien.
Un abrazo

Blimunda dijo...

Dyhego si tú dices que es muy triste algo de verdad habrá, aunque te diré que no lo escribo desde esa emoción porque va dedicado al hombre que quiero.
Tus saludos me han alegrado, mucho. Un abrazo.

lolo dijo...

No lo encuentro triste. Me parece muy bello. Y generoso.

Siete Soles dijo...

Hoy necesitaba leer esto.

Te quiero

lolo dijo...

En realidad sería: no lo encuentro triste sino generoso. Y muy bello.

Yo me entiendo.

Blimunda dijo...

Lolo te he entendido desde la primera vez.
La generosidad es tuya y te estoy muy agradecida.
Un beso

Blimunda dijo...

No olvides nunca ese vuelo, esas alas ni ese cielo, Siete Soles.

Clochard dijo...

Querida Blimunda:

Quien me lo iba a decir. Aquí donde usted me ve tan fantástico, tan poeta y vitalista, tan borracho y fanfarrón, ahora llevo una temporada en la que el tema de la muerte no deja de rondar en mi cabeza.

Aquí donde usted me ve, quién lo diría, quien me conozca que me compre, cada día me despierto todo lo temprano que puedo para ser testigo de esa claridad que inunda mi ventana.

Entiendo, por eso, perfectamente que sea tan bello escribir sobre la muerte y que se le de tanta importancia al tiempo que nos resta, sobretodo cuando se siente la existencia a tu manera.

Besos, prosas y versos.

Blimunda dijo...

Clochard, a mí también me ronda esa mariposa negra...y solo consigo quitarmela con la conciencia puesta en cada segundo, en cada brote, en cada árbol.
Está bien pensar en Ella, de vez en cuando, eso subraya nuestras horas.

Gracias por venir corazón.

Tournesol dijo...

Es una declaración de Amor preciosa, querer al otro más que a tu propia vida, es la manera mas generosa e intensa de sentirlo. De todas formas siento una punzada en mi corazón al imaginar esas manos cruzadas sobre el pecho, por eso he querido espantar esas mariposas negras pensando en la actividad de esas manos que lo mismo son capaces de escribir tan bella entrada como hacer una caricia a las plastas o coser de forma primorosa una colcha.
Besos

Blimunda dijo...

Tournesol, esa es la mejor manera de espantar esta terrible mariposa negra.
Bueno, esas manos son un poco fulleras con las costuras de nuestra colcha...
Gracias corazón.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License