jueves, 23 de junio de 2011

Querida maestra

Para Pepi Civico
que ha puesto tanta luz en sus ojos.

Hay recuerdos que conforman parte de nuestro patrimonio emocional más puro. Otros, sin embargo, parecen estar hechos de espesas y angustiosas substancias que, si estuviera en nuestras manos, desecharíamos sin demora.
Cuando mis hijos crezcan, cuando sean hombres, cuando sean padres la vida ya les habrá alcanzado para labrarles ambas partes de la memoria. Habrán aprendido que hay personas que jamás se olvidan. Al evocar a alguien así es como si una paloma echara a volar blanca de alegría en nuestro fuero interno, como caricias que vuelven a nosotros a través del tiempo.
Cuando un día mis hijos crezcan, cuando sean hombres, cuando sean padres recordarán a Pepi porque ella ha sabido convertirse en esa paloma capaz de volar dentro de otras memorias, porque ella es la querida maestra que llevarán siempre en sus corazones.

9 comentarios:

Nadia dijo...

Qué tarea y qué responsabilidad la de ser profesor.
Muy bonito como de costumbre Bilmunda, me alegro de leerte de nuevo.
Disfruta con tus niños en casa.
Un abrazo a todos.

Tournesol dijo...

Preciosas y emocionantes palabras, estoy segura que Pepi ya se siente orgullosa tan solo por haber podido enseñar a niños tan especiales como Juan. Querida Blimunda quiero pedirte esta entrada prestada para recordar desde aquí a María Muñoz Ropa una gran persona que junto a Pepi representa como tu bien dices a esos tantos maestros y maestras que muchos nunca podremos olvidar.
Preciosa entrada el verano te sienta bien y yo me alegro, besos.

Clochard dijo...

Querida Blimunda:

Un profesor es un recuerdo eterno al que con frecuencia acudimos a sus lecciones. Para mí la manera en la que don Antonio se limitaba a comportarse como un señor ha sido un referente que no me ha abandonado. Su docencia era, permítaseme el pleonasmo si lo es, magistral. Nos enseñaba a ser buenas personas además de toda la teoría de la historia, la lengua y la literatura.

Del mismo modo don Manuel, el rey de sarcasmo y la ironia, nos instruia en el manejo del humor inteligente con el que la vida es más vivible y creativa. Toda una manera de hacer que los chavales sintiésemos ganas de ir al colegio.

Besos, prosas, versos y una felicitación para un ratoncillo colorao que anda por ahí.

Blimunda dijo...

Y yo me alegro, Nadia, de verte por aquí.
Sí que es una labor muy especial la de ser profesor o maestro, para mí tienen mucho mérito.
Un beso.

Blimunda dijo...

Haces muy bien, Tournesol, en emplear esta entrada para que todo el mundo sepa lo buena maestra que es MARIA MÚÑOZ ROPA.

Por otra parte,Pepi Civico es extraordinaria, un amor de mujer que he tenido el lujo de disfrutar como maestra de mis dos hijos. Estas personas hacen una labor impagable y creo que es muy injusto el menosprecio generalizado con el que se trata a los maestros.
Besos(no dejo de pensar en el mar)

Blimunda dijo...

Clochard, yo guardo especial recuerdo de mi maestra Doña Carmen, la que me enseñó a leer y escribir con paciencia, con amor por lo que hacía...Tengo otros referentes como Mercedes ya en el instituto que nos leía fragmentos de la mejor literatura o Maria del Prado ¿la recuerdas? que nos hacía estrujar la sesera ante el sentido de las figuras rétoricas y nos enseñó a cuestionar y a pensar los textos.
Podría seguir y yo creo que quizás escriba algo sobre esto, me has dado tú la idea, fíjate.
No sé a qué Don Antonio te refieres, ¿A Don Antonio Sena?

Qué bien lo cuentas, como es costumbre.
Cuídate, besos y muchas gracias por la felicitación, el ratón colorao la ha leído con sonrisilla y todo.
Besos

Siete Soles dijo...

El distintivo de Maestro no se obtiene en la Universidad. Lo otorgan los niños en los colegios, y personas como Pepi han tenido el honor de ganar ese título.
Gracias Blimunda por recordarnos que es importante en la vida.

Clochard dijo...

Querida Blimunda:

Efectivamente, me refiero a Don Antonio Sena. El mismo que me recordaba de vez en cuando: "Carlitos, vas al límite, com las bombillas" porque no le gustaba que aprobase por los pelos. Su aficción al periodismo se la debo a él. Un día en clase, me dejó que retrasmitiese una carrera de caballos en directo imaginado. Fue la promera vez que me ponia delante de un micro, que obviamente no existía, y me sentó de maravilla. Para mí fue todo un MAESTRO.

Besos, prosas y versos.

Blimunda dijo...

Siete Soles, Pepi salió de clase el último día llorando y la mayoría de sus niños, incluido Juan, también. Me hubiera gustado que vieras la escena. Así le concedieron sus alumnos el título del que tú hablas, con la emoción.
Gracias a ti, corazón


Clochard querido: Ese micro imaginario, que te puso Don Antonio, todavía lo llevas delante y cada vez que hablas emocionado de algo que te gusta la voz nos llega, a los que te escuchamos, enaltecida por sus ondas. Hemos de darle las gracias a Don Antonio Sena, del que tengo también un excelente recuerdo, un día alabó en público uno de mis dibujos.
Besos y versos.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License