jueves, 28 de junio de 2012

Algo a lo que agarrarme

La primera vez que le dí la vuelta a una tortilla de diez huevos yo tenía trece años. Mi madre estaba a mi lado dándome indicaciones. Cuando me disponía a voltear la sartén ella intuyó mi temor. Yo temía quemarme y desparramarlo todo por los fogones. En ese momento ella me dijo algo que nunca olvidaré. Me dijo algo que  templó mi mano, hizo girar el plato pegado a la sartén y devolver todo su contenido otra vez al fuego por la otra cara. Me dijo algo que todavía puedo escuchar y que recuerdo cuando lo necesito en circunstancias muy diferentes. Aquellas palabras fueron, y son para mí, como algo a lo que agarrarme dentro de mí misma. Aún puedo oirla, a mi lado, confiando en mí y diciéndome con energía: "Venga, sin miedo".

11 comentarios:

CLOCHARD dijo...

Con razón has salido tan buena cocinera.

Mil besos

Tournesol dijo...

A veces pienso mucho en lo que he conseguido en mi vida gracias a las enseñanzas de mis padres, qué agradecida me siento por ello!!! Ahora que yo soy madre y enseño, explico, prevengo, educo, doy ánimo y tantas otras cosas, muchas veces pienso (por la actitud de mis hijos)
que no les va a servir para nada. Al leer tu entrada no solo me he emocionado, como muchas tantas veces, si no que he comprendido que algún día ellos recordaran, cada uno a su manera, "las cosas de la pesada de su madre".
Precioso Marisa, un beso

Dyhego dijo...

Blimunda:
Sabio consejo.
Salu2.

Blimunda dijo...

Si tú, Clochard, que no practicas el cumplido y te has recorrido tantas cocinas, me dices eso...me lo voy a tener que creer, pese a algunos macarranones catastróficos y a algunos garbanzos tipo canicas, que han pasado por mi mesa.

Besos, besos.

Blimunda dijo...

No pienses que no les servirá de nada, eso debe de ser algo así a un efecto óptico tipo madre, que yo también siento pero que seguro que no es así. Piensa en lo buenos que son M y A.
Todo lo qué has hecho y haces hará en ellos el mismo efecto que en ti han hecho tus padres, seguro mariposa.
Gracias.
Un beso.

Blimunda dijo...

Dyhego, sí que lo fue, sabio y espontáneo.
Besos y mar.

amoristad dijo...

Querida Blimunda:
Estarás de acuerdo que esas palabras toman mayor peso cuando esa figura tan importante te falta,¿verdad?Espero que mis hijas encuentren en algunas de mis palabras las fuerzas para continuar en algún momento difícil cuando yo no esté.Un abrazo!!

Blimunda dijo...

Seguro que tus hijas, Amoristad, tendrán muchas expresiones tuyas que las ayuden a vivir, más de las que te imaginas.

Un beso.

Framboise dijo...

¡qué alegría! Una vez te hice una visita pero... perdí tu dirección y acabo de encontrar tu camino otra vez. :)
"Venga, sin miedo" o "Tú puedes" (mi frase) son el aliño que sazona cualquier plato de nuestra mesa.

Abrazos
(Esta vez te tengo apuntada ;))

Blimunda dijo...

Frambosie,tú también me has dado una gran alegría!
Bienvenida, de nuevo.

Un abrazo.

(Oye, qué bonito es tu nombre)

Framboise dijo...

Este nombre bonito (Frambuesa) es un mote cariñoso que me puso mi abuela hace años ;) Si miras en mi blog (septiembre 2011) entenderás el porqué lo elegí. Ella fue una persona clave en mi vida y quise que me acompañara en este tramo del camino; ella también me dijo cosas que todavía puedo escuchar y a las que me agarro.
Y me encantó volver a encontrarte precisamente con esta entrada tuya que me la recuerda.

Besos

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License