miércoles, 19 de diciembre de 2012

Cuando no escribo

Cuando se moja el cactus en invierno
cuando un movimiento desata al cepo
cuando se sella el nicho
cuando se pisa a la semilla contra el suelo
cuando la clivia conoce una noche bajo cero
cuando lleva callado el lápiz tanto tiempo...
solo se siente
el corazón lleno de huesos.

6 comentarios:

Dyhego dijo...

Blimunda:
Pues al corazón, igual que a las plantas, hay que cambiarlos de sitio y mimarlos.
Salu2 navideños.

Blimunda dijo...

Querido Dyhego... ¿y si te digo que tu comentario me ha dibujado una sonrisa? Pues eso.
Gracias.
Salud y un abrazo.
(Lo cambiaré de sitio, te haré caso)

Tournesol dijo...

Ya me parecía a mi mucho tiempo.
Has acabado ya todos tus encargos?.
De todas formas tu corazón ha seguido
disfrutando con...esas otras cosas que sabes hacer tan bien.
Bien venida y besos.

Blimunda dijo...

Tournesol no me había planteado dejarlo tanto tiempo pero tú me conoces y mis encargos me han absorbido por completo, no tenía la tranquilidad que necesito para escribir.Y aunque he estado disfrutando, que es cierto, tengo que aprender a conciliar ambas cosas,no sé cómo pero tengo que aprender.
Gracias mariposa,besos.

CLOCHARD dijo...

Cuando se destapa la poesía,
cuando se vuelve al concierto,
cuando gritas esta es la mía,
cuando florecen los desiertos.

Cuando se inaugura un poema,
cuando con sílabas y acentos
las penas son menos penas
y nosotros tan contentos.

Gracias por volver. Versos, prosas y versos.

Blimunda dijo...

Gracias a ti corazón, por visitarme cuando todavía florece la dimorfoteca y los ratones coloraos comienzan a sacarle brillo al tablero de ajedrez porque te esperan.
Besos.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License