jueves, 28 de junio de 2012

Algo a lo que agarrarme

La primera vez que le dí la vuelta a una tortilla de diez huevos yo tenía trece años. Mi madre estaba a mi lado dándome indicaciones. Cuando me disponía a voltear la sartén ella intuyó mi temor. Yo temía quemarme y desparramarlo todo por los fogones. En ese momento ella me dijo algo que nunca olvidaré. Me dijo algo que  templó mi mano, hizo girar el plato pegado a la sartén y devolver todo su contenido otra vez al fuego por la otra cara. Me dijo algo que todavía puedo escuchar y que recuerdo cuando lo necesito en circunstancias muy diferentes. Aquellas palabras fueron, y son para mí, como algo a lo que agarrarme dentro de mí misma. Aún puedo oirla, a mi lado, confiando en mí y diciéndome con energía: "Venga, sin miedo".

martes, 19 de junio de 2012

Ese beso

Ese beso ,que pones cada mañana sobre mi hombro derecho, lo siento como si fuera un pajarillo que viniera a posarse volando de tu boca. Tímido y suave para que no me despierte, penetrante como si se extendiera por toda mi piel aunque yo todavía duerma.

jueves, 14 de junio de 2012

Juan Peña

Cuando admiramos crecemos, porque vemos fuera de nosotros mismos la objetivación de lo que llevamos dentro sin especificar, y reconocemos la capacidad que ha tenido el otro. Yo me paso la vida subrayando de admiración y en esa actitud hay una felicidad intelectual que acentúa mi lápiz.
Hoy he subrayado unos versos de Juan Peña, un gran poeta me ha regalado uno de sus poemarios, y al leerlo he sentido que vivía un trozo de algo que latía, he sentido pura admiración, pura alegría.
Gracias Jesús.
 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License