miércoles, 23 de enero de 2013

Extrañamiento

Siento, a veces, que el cuerpo que tengo no me pertenece. Siento que la ropa me abriga y el agua me limpia pero me extraña con el extrañamiento, multiplicado por la espuma, del que otro cuerpo bañando a su cuerpo limpiara.
Y me veo encerrada por la muerte pero con todas las ansias de vida... intactas.

16 comentarios:

Dyhego dijo...

Blimunda:
A veces nos vemos raros y nos sentimos fatal con nuestro cuerpo. Y es que aceptarse es tan difícil...
Salu2.

CLOCHARD dijo...

Querida Blimunda:

Familiarizarse con esa extrañeza y conversar con ella, y preguntarle cúales son sus secretos, sus filias y sus fobias, sus maneras de hacer, es común destino de todos a medida que crecemos, con las ansias de vida intactas; porque solo los que conservan esas ganas de vivir pueden percibir lo que brota de la fuente de la incertidumbre de sentirse extraño en su mismo cuerpo.

Besos, prosas y versos.

Blimunda dijo...

Dyhego...nunca explico lo que escribo.
Solo te diré "frío", "frío".
Y un fuerte abrazo.

Blimunda dijo...

Querido Clochard: prefiero no familiarizarme con esa sensación porque para mí es muy desagradable. Y no creo que sea muy común, la verdad...

Besos y versos.

CLOCHARD dijo...

Blimunda:

Común de quienes crecen con las ansias de vida intactas, cosa que, efectivamente, es poco común.

Besos, prosas y versos

Dyhego dijo...

Blimunda:
Eso es que estoy más espeso que el chocolate de los churros.
Salu2.

amoristad dijo...

Yo tengo esa misma sensación cada día y creo que extrañarse forma parte de la vida al igual que la muerte pero, que ese agua y la ropa que te abriga te recuerdan y reconocen,por que tú esencia permanece.Un abrazo de vida!!

Blimunda dijo...

OK Clochard y mil besos.

Blimunda dijo...

Pues nada Dyhego, tampoco hace falta que me entiendas y el chocolate con churros está bien, pero que bien bueno.
Besos.

Blimunda dijo...

Amoristosidad me dejas helada porque yo creía que esto era más bien cosa mía.
Besos y gracias por tu energia tan optimista.

Eastriver dijo...

Qué bueno, me ha gustado mucho...

Esta sensación de extrañamiento que a veces se produce yo pienso que tiene que ver con la rareza del propio cuerpo. Cuando crecemos, el cuerpo nos extraña, porque cambia y nos cuesta acostumbrarnos. Cuando envejecemos ocurre otro tanto... Con el cuerpo siempre estamos en pleno cambio, por eso estamos en constante adaptación. Y nosotros somos seres sintientes, y a veces el cuerpo no sostiene bien lo que soñamos, anhelamos, queremos...

Los tiros podrían ir por ahí.

Abrazo grande.

amoristad dijo...

¿Amoristosidad?Quizás me equivoqué, discúlpame Blimunda...Besos para ti también!!

Blimunda dijo...

Gracias Eastriver, no voy a decirte si lo qué tú interpretas es lo qué yo quiero decir, para eso ha de bastarse el texto por sí mismo y la hermenéutica es tan libre...

Recibe también mi abrazo.

Blimunda dijo...

Amoristad no creo que te hayas equivocado, solo sientes algo que yo creía que no era tan común.
No tengo por qué disculparte solo tengo que agradecerte tu lectura y mandarte más besos.

amoristad dijo...

Gracias a ti,Blimunda por,escribir sin red y compartirlo así de auténtico...Un abrazo fuerte!!

Blimunda dijo...

Un abrazo Amoristad, ex corde.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License