miércoles, 18 de septiembre de 2013

Recuerdos de Agosto

Son las ocho de la mañana. Me despierto la primera y desayuno despacio. Mientras lo hago miro los árboles y como la luz comienza a construir el mundo de nuevo. El ventanal del salón ofrece una vista ajardinada  salpicada por el óleo magenta de la buganvilla. Huele a café. Me gustaría escribir, no lavar la ropa ni barrer, no fregar el suelo ni hacer la comida, sólo mirar a los árboles y mirar dentro de mí, sólo mar y conchas, sólo pan y cuadernos.

6 comentarios:

Tournesol dijo...

Blimunda, así es, ya ha llegado la rutina y con ella los momentos de soledad y los recuerdos recientes.Deja la escoba y empuña el lápiz y plasma en tu cuaderno todo lo que atrapó tu retina.
Besos.

Dyhego dijo...

Blimunda:
A veces conviene dejar para más tarde las tareas y darnos un capricho.
Salu2.

Blimunda dijo...

Creo que llevas razón Tournesol, cuando el alma te pide cuadernos hay que darle un lápiz. Esconderé la escoba, qué digo, ¡la tiraré a la basura!¡Y el fregón! Y todos los trapos de limpiar el polvo...

Gracias por este vuelo mariposa.

Blimunda dijo...

Dyhego, eso que comentas es lo que tengo que aprender a hacer, dejar algunas cosas para más tarde.
Intentaré hacerte caso.
Vuele un abrazo.

lolo dijo...

Mar y conchas, pan y cuadernos. Nunca hubiera podido decir mejor lo que te deseo para el curso que empieza.
Y te mando un beso

Blimunda dijo...

Me extraña lolo porque precisamente tú siempre das en la tecla y encuentras las palabras y sabes como enviar un beso sin mencionarlo.

Qué alegría leerte, corazón.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License