martes, 5 de noviembre de 2013

Divenire

Escucho esta música y todo se desordena en mí, como si cada taza y cada cucharilla abandonaran su estantería y su cajón, como si las cortinas se alzaran con las ventanas cerradas, como si me ataran los pies pero yo continuara bailando, como si comprendiera cada gota de lluvia y cada hoja mojada, como si me abrieran un camino hacia dentro, como si pudiera al fin comenzar a entender algo con otros ojos.

http://www.youtube.com/watch?v=X1DRDcGlSsE&list=RD02Htr2EVvkr1Q

4 comentarios:

Dyhego dijo...

Sí, es una música deliciosa. Te envuelve y te atrapa.
Salu2, Blimunda.

Blimunda dijo...

Yo creo Diego que no podría vivir sin la música.
Celebro que te guste a ti también.
Un abrazo.

John Charles Clochard. dijo...

ya suena Ludovico Einaudi en Caleao, ya se complace la concurrencia de lo que entra por sus oídos además de por su boca... maravilloso.

Besos, prosas y versos.

Blimunda dijo...

Sabía que tú volarías con estas alas, Clochard.
Enjoy.
Besos, besos.

 
Licencia de Creative Commons
Escrito en el agua by Marisa T. Gracia is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License